<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1609420709362109&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

VENDER UN PISO AMUEBLADO EN BARCELONA, ¿AFECTA AL COMPRADOR A NIVEL FISCAL?

Hay muchos motivos diferentes que impulsan a las personas a vender un piso que tienen en propiedad. Puede que sea una herencia y que el inmueble se encuentre en un lugar donde no les interesa ir a vivir, ni tampoco pasar un tiempo durante las vacaciones, o que la herencia sea compartida con otros miembros de la familia y la mejor manera de repartir su valor sea encontrar un comprador. Puede que el piso se haya quedado pequeño ya que la familia crece o grande cuando los hijos se van de casa.

En muchos de estos casos los muebles y electrodomésticos que hay en el piso que se pone en venta no encajan con otros domicilios de nuestra propiedad y nos planteamos vender el piso amueblado. Esto en principio es toda una ventaja ya que si se trata de una mobiliario bonito, que parece hecho a medida para el piso, su presencia nos ayudará a llamar la atención del comprador adecuado y éste se deleitará con los detalles y se enamorará más fácilmente de la idea de vivir en aquellos espacios. Un piso vacío, fácilmente nos hace sentir que es un lugar desangelado, sin alma.

Si algunos de los muebles no gustan, siempre los podemos sacar y pactar un precio para el mobiliario restante, pero, sea como sea, evidentemente, los muebles representan un aumento del precio en el momento de la venta, una cantidad de más de la que el comprador deberá disponer a nivel de ahorros. ¿Cómo lo podemos ayudar para que pueda hacerle frente? Por ejemplo, ¿sabemos cómo puede afectarle esto desde un punto de vista fiscal?

A menudo el temas no se consulta y los muebles simplemente se suman al coste del piso, que sale con un valor por encima del de mercado en cuanto a precio por metro cuadrado. Así, además, los compradores que a pesar del precio más elevado se aventuren a visitar el piso y hacer una oferta acabarán perdiendo una cantidad considerable de dinero ya que aumenta el importe del valor de los elevados impuestos que gravan la compraventa de un inmueble. En primer lugar, pues, deberá hacerse constar en el anuncio que los muebles se venden por separado y luego, cuando se haya llegado a un acuerdo, diferenciaremos en la escritura de compraventa el valor de la vivienda y el de los muebles, el cual normalmente adjuntaremos un inventario con la valoración.

De este modo, para la vivienda, los compradores liquidarán el tipo del 10% mientras que por el valor asignado a los muebles se liquidará un 4%. Esta doble liquidación no ocasionará ningún problema siempre que el valor del piso sea, como mínimo, el valor catastral multiplicado por el coeficiente correspondiente a la población donde está situado el inmueble, es decir siempre que seamos honrados y no intentamos hacer pasar el coste del piso como si se pagara por los muebles.

¿Tienes alguna duda sobre vender un piso amueblado en Barcelona?

¡Ponte en contacto con nuestros expertos en el 93 418 49 48!

Os ha informado VIVENDEX, People & Properties

También podría interesarle:

Recibe las novedades

    Oficinas Immobiliarias Vivendex

    Immobiliaria Barcelona

    Immobiliaria Reus

    Vivendex en Twitter