<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1609420709362109&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Merece la pena reformar mi vivienda antes de venderla?

¿Merece la pena reformar mi vivienda antes de venderla?

En los programas de televisión norteamericanos todo parece bastante sencillo. Basta con contratar los servicios de un equipo experto en reformas y automáticamente nuestra vivienda se revalorizará incluso doblando su precio original. Sin embargo, ¿esto verdaderamente es así? ¿Podemos duplicar el precio de venta de nuestra vivienda gracias a una reforma?

Si fuese todo así de sencillo, los propietarios de viviendas no tendrían dudas. Su miedo a la inversión desaparecería por completo al saber que este importe sería recuperado, y con creces, una vez que su vivienda haya sido vendida. 

Entonces, ¿cuándo merece la pena reformar mi vivienda antes de venderla? Y como dice la canción de Jarabe de Palo, ¿de qué depende?

1. Precio original de compra

Sin duda, el primer elemento que debes valorar es el precio original por el cual adquiriste tu vivienda. Si la compraste a buen precio o se trata de una casa heredada, es bastante probable que con una pequeña reforma consigas aumentar su precio de salida de manera notable.

No obstante, el estado del inmueble no es la única característica que influye en su precio. Para determinar lo que vale realmente un piso, debemos atender a aspectos como su ubicación, superficie, número de habitaciones, tipología...

2. Margen de beneficio

El margen de beneficio que podemos obtener con una reforma es algo muy relativo. Habrá que valorar, por ejemplo, el alcance de la reforma o los elementos que en ella intervienen.

Sin embargo, según un estudio publicado por Mitula Group que hace referencia al último trimestre de 2017, los pisos reformados se venden un 12,98% más caros que los que los que no han sido reformados. Si nos centramos en la comunidad catalana, este porcentaje se reduce hasta el 12,42%.

Otro de los elementos que señala este estudio a la hora de aumentar el valor de un piso, es el hecho de poseer o no ascensor. De esta manera, los pisos con ascensor en Cataluña se venderían un 39,70% más caros respecto a los que no tienen.

3. Potencial y demanda

Pero no todas las viviendas se revalorizarán de igual manera gracias a una reforma. Dos de los elementos que habrá que mirar con lupa serán: el potencial que podamos llegar a alcanzar con la reforma y la demanda actual existente para nuestro tipo de vivienda.

Por ejemplo...

-Queremos vender o alquilar un piso antiguo y bastante deteriorado en una zona turística como la Ribera o el Ensanche. En este caso, es bastante probable que una reforma ayude a aumentar el valor del piso ya que los turistas están dispuestos a pagar más por un piso en buenas condiciones que ayude a hacerles más agradable su estancia en Barcelona. Una reforma en una ubicación como las señaladas, puede suponer la mejor manera de obtener rentabilidad, sobre todo si estamos pensando en el alquiler.

- Queremos vender un piso antiguo y bastante deteriorado pero que cuenta con un balcón estupendo, en esta ocasión, en la zona de Gracia. En este caso, es también bastante probable que una reforma nos ayude a conseguir un mayor beneficio debido a la gran demanda existente de pisos con balcón en esta zona. Una reforma con la que consigamos ampliar espacios y mejorar, por ejemplo, la luminosidad, podrá hacer que cerremos la venta de nuestro piso por un precio considerablemente mayor.

4. Perfil del comprador

Aunque a la mayoría de los compradores les aterre la idea de comprar una vivienda que precise una gran  reforma, lo cierto es que pocos son los que se quedan con la vivienda tal y como la recibieron.

Pequeños cambios en el mobiliario, una mano de pintura o por el contrario, reformas más avanzadas como una ampliación de espacios o el cambio de baldosines. Cuando un comprador adquiere una vivienda, lo más común es que realice en ella ciertos cambios para adaptarla a sus gustos y necesidades, y en definitiva, para 'hacerla suya'.

Si decidimos realizar estos cambios por nuestra cuenta antes de ponerla en venta, tenemos que ser conscientes de que puede que nuestras modificaciones no casen con los gustos de nuestro posible comprador. En ocasiones, prefieren ser los propios compradores los que realicen las reformas necesarias para asegurarse que la vivienda quedará acorde con a sus preferencias.

5. Home Staging como alternativa a la reforma

Si como propietarios no estamos dispuestos a realizar una reforma de gran envergadura, puede que nuestra opción sea el Home Staging. El Home Staging consiste en un conjunto de técnicas que ayudan a mejorar la presentación de nuestra vivienda haciéndola adecuada para la venta.

Esto se consigue, por ejemplo, mediante el uso de una iluminación adecuada, vistiendo los espacios con los revestimientos adecuados e incluso utilizando mobiliario de cartón que permita al posible comprador imaginar como pudiera quedar amueblada su vivienda.

*Si quieres conocer con más detalle en qué consiste esta técnica, te animamos a que te descargues de manera gratuita nuestro Catálogo de Home Staging. Un documento en el que podrás encontrar fotografías reales de viviendas a las cuáles nuestro equipo de expertos ha aplicado las mejores prácticas de Home Staging. ¿El resultado? Mejor que lo comprobéis vosotros mismos. 

Nuevo llamado a la acción

 

También podría interesarle:

Newsletter

    Oficinas Immobiliarias Vivendex

    Immobiliaria Barcelona

    Immobiliaria Reus