<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1609420709362109&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Las promesas en vivienda de los candidatos a la alcaldía de Barcelona

Barcelona se juega su futuro el próximo 26 de mayo. En unas elecciones protagonizadas por 'el problema de la vivienda', la creación de pisos sociales y la regularización del precio del alquiler, se han convertido en las principales armas de combate empleadas por los diferentes candidatos a la alcaldía para salir victoriosos el próximo día de las urnas.

Según el último informe inmobiliario llevados a cabo por Vivendex, el precio de la vivienda en Barcelona ha experimentado un aumento del 2,77% en 2018 respecto al año anterior, pasando de 4.249 €/m2 en 2.017 a 4.367 €/m2 en 2018.

Informe Inmobiliario Barcelona 2018

En el artículo de hoy, nos centraremos en los principales compromisos en vivienda adquiridos por los candidatos a la alcaldía de Barcelona de cara a las próximas elecciones del 26 de mayo. 

Ada Colau, Barcelona en Comú

El plan de vivienda de Ada Colau aprobado en 2016 con los votos de PDeCAT y Ciutadans, prometía la construcción de 18.500 pisos sociales hasta 2025 gracias a las promociones, compras y movilizados de bancos. Colau recuerda que durante su último mandato ha hecho entrega de 2.600 llaves pese a los recortes del Estado y la Generalitat. Aun así, el número de viviendas entregadas ha quedado muy lejos de alcanzar las prometidas para su mandato, una de las principales críticas utilizadas por la oposición.

Para acabar con los desorbitados precios del alquiler, Colau apuesta por una regularización del mercado privadoMientras se construye vivienda pública (algo que reconoce que tardará debido al alto déficit), la actual alcaldesa es defensora de un Índice de Referencia obligatorio por ley.

Ada Colau reniega de la Golden Visa, una tarjeta que permite a los extranjeros obtener la nacionalidad española realizando una inversión inmobiliaria mayor de 500.000 euros. 

Manual Valls, Ciutadans

Cree en la vivienda social protegida. Para ello, promete construir en 8 años (2 legislaturas) 10.000 pisos de protección oficial destinando al alquiler social el 75%. Valls aboga por que la única vía para rebajar el precio de los alquileres es aumentar su oferta. Para ello, reniega de las políticas 'castigadoras' de la actual alcaldesa. 

Del mismo modo, Valls considera que la política de reservar un 30% de las nuevas promociones para vivienda social, es algo que disparará los precios. A las promotoras no les interesará invertir en nuevas promociones, por lo que el precio de las existentes se elevará. 

El ex primer ministro francés entiende que la ciudad de Barcelona tiene capacidad suficiente para aumentar su densidad de población, por lo que detalla una serie de solares donde pretende construir edificios de gran altura (Glòries y La Marina).

Joaquim Forn, PDeCAT

Asegura que las promesas en pisos construidos suelen resultar incumplibles, por lo que prefiere hablar de porcentajes. De esta manera, el PDeCAT se ha marcado como objetivo conseguir que el 25% del parque de viviendas en la ciudad de Barcelona se destine a alquiler social, una cifra que actualmente se mantiene en el 2%. 

Teniendo en cuenta que la ciudad de Barcelona a día de hoy posee 684.000 viviendas, conseguir que el 25% de ellas se destine al alquiler social significaría pasar de 13.680 a 171.000 inmuebles.

Desde el PDeCAT prometen movilizar suelo, rebajar el precio del mismo que tenga como destino el alquiler y agilizar los trámites para la rehabilitación y aprovechamiento de locales vacíos

Ernest Maragall, ERC

El aspirante de los republicanos promete movilizar 1.000 millones de euros para abordar el problema de la vivienda en Barcelona, desde su punto de vista, el más grave que actualmente afecta a la ciudad. Su objetivo es aumentar en 15.000 pisos el parque de vivienda pública durante los próximos dos mandatos.

Para conseguirlo, buscará financiación comunitaria por parte de la Unión Europea y tejerá alianzas con el sector privado. 

Maragall también es partidario de subir la tasa de los pisos turísticos para disponer de mayores recursos para elaborar políticas a favor del ciudadano procedente de esta industria. 

Licencia de vivienda de uso turístico en Barcelona

Jaume Collboni, PSC

Collboni promete 1.000 pisos sociales al año (4.000 por mandato) hasta llegar hasta los 13.000 pisos en propiedad en 2023. Para ello, defiende impulsar la rehabilitación y el operador mixto (público y privado).

Josep Bou, PP

El candidato del PP, calcula que el suelo municipal edificable en la ciudad de Barcelona actualmente ronda los 210.000 metros cuadrados repartidos en 75 solares. Su principal promesa en vivienda para las próximas elecciones del 26 de mayo, consistirá en 8.000 pisos asequibles que permitan un alquiler social en torno a los 300 euros

Por otro lado, Bou se muestra especialmente crítico con la medida de Colau de destinar el 30% de las nuevas promociones o grandes rehabilitaciones a la vivienda social.

Anna Saliente, CUP

Antes de construir, Anna Saliente apuesta por aprovechar el parque vacío para habilitar pisos que actualmente no cumplen con su función de vivienda o se encuentren vacíos. Según un estudio llevado a cabo por el ayuntamiento en 2018, en Barcelona actualmente existen 13.000 pisos vacíos, una cifra que se eleva hasta los 19.000 según datos de Airbnb.

También podría interesarle:

Recibe las novedades

    Oficinas Immobiliarias Vivendex

    Immobiliaria Barcelona

    Immobiliaria Reus

    Vivendex en Twitter