<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1609420709362109&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Hipotecas puente para comprar y vender piso al mismo tiempo

Mantener dos préstamos hipotecarios al mismo tiempo, es una situación más habitual de lo que pensamos. Nuestras circunstancias personales pueden cambiar en un momento dado, obligándonos a sustituir nuestra residencia habitual sin darnos tiempo siquiera a proceder con su venta. 

Para estas situaciones, las hipotecas puente pueden ayudarnos a facilitar y economizar el proceso. Si necesitas comprar una nueva vivienda, pero no crees que puedas, o simplemente no quieres, vender tu vivienda actual en este preciso momento, toma nota de este artículo.

¿Qué son las hipotecas puente?

Las hipotecas puente son un tipo de préstamo hipotecario que permite comprar una nueva vivienda y continuar pagando la hipoteca del piso anterior. El titular del préstamo, tiene la posibilidad de adaptar ambos pagos en una sola cuota obteniendo así unas condiciones más económicas que si afrontara ambas cuotas por separado. 

Las hipotecas puente, siempre tienen como fin la venta del inmueble antiguo, por lo que la entidad financiera debe incluir en el contrato el tiempo del que dispone su cliente para proceder con la venta. Estos plazos suelen oscilar entre los seis meses y los cinco años.

Una vez cerrada la venta de la primera vivienda, se procederá con la formalización de una hipoteca convencional para el nuevo inmueble. 

¿Cómo solicitar una hipoteca puente?

Aunque actualmente los bancos siguen comercializando este tipo de productos financieros, no es común que se publiciten de manera abierta. Si queremos solicitar una hipoteca puente, debemos acudir al banco donde tenemos contratada nuestra hipoteca y plantear la situación.

El banco se encargará de realizar un estudio de riesgos para comprobar si tenemos la solvencia suficiente para poder proceder con su contratación. 

¿Qué requisitos debo cumplir?

Ten en cuenta que una hipoteca puente es un producto financiero de cierto riesgo. Requiere que tengamos suficiente liquidez como para poder afrontar el pago de ambas hipotecas sin que ello suponga un esfuerzo excesivo para nuestra economía. 

Algunos de los requisitos que comprobará nuestra entidad bancaria para la aceptación de la hipoteca, serán los siguientes:

  • Nivel de ingresos: dependerá de la cuantía de cada préstamo. Normalmente, unos ingresos de unos 2.500 euros netos al mes entre los titulares de la hipoteca, suele ser suficiente para poder proceder con la contratación de este producto.
  • Estabilidad laboral: nuestra entidad bancaria estudiará nuestro tipo de contrato laboral, antigüedad en la empresa etc.
  • Posibles impagos: haber estado al corriente de todos los pagos de la primera hipoteca, será un requisito prácticamente imprescindible para la aprobación del nuevo préstamo. 
  • Otros préstamos: si tenemos otros préstamos contratados con la entidad bancaria, es posible que no nos concedan la operación ya que podrían considerar que no podemos hacer frente a tantos préstamos. 
  • Nivel de ahorros: al igual que cuando formalizamos una hipoteca convencional, necesitaremos tener ahorrado cierta cantidad de dinero. Esto es así ya que nuestro banco no nos financiará el 100% del valor de la vivienda. 

Alternativas a la hipoteca puente

Frente a la hipoteca puente, existen ciertas alternativas que conviene analizar:

Cancelación hipotecaria

La situación ideal cuando vendemos un piso con hipoteca, es conseguir vender nuestra vivienda por un precio superior a la cantidad hipotecaria que nos queda pendiente. De esta manera, con la formalización de la venta conseguiremos cancelar nuestra deuda hipotecaria al completo y, además, embolsarnos cierta cantidad de dinero extra.

Sin embargo, los precios de mercado actual se encuentran todavía por debajo de los altos precios de venta alcanzados durante la crisis. Esto quiere decir, que, en ocasiones, es posible que la venta de nuestra vivienda no consiga saldar nuestra deuda hipotecaria al completo. Si esta situación llega a producirse, el restante de hipoteca pendiente de pago, se transformará en un préstamo personal con nuestra entidad bancaria. 

Subrogación

Otra alternativa a la hora de vender un piso con hipoteca, es la subrogación de la deuda. Si la cantidad que nos queda por pagar coincide con el dinero que el comprador de nuestra vivienda necesita financiar, podemos transmitir la deuda al nuevo adquiriente. De esta manera, el nuevo comprador heredaría tanto nuestro préstamo hipotecario como las condiciones e intereses que en su día pactamos con el banco.

Gastos al vender piso en Barcelona

Tenemos que tener presente que, sea cual sea la alternativa que elijamos (hipoteca puente, subrogación o cancelación), tendremos que hacer frente a una serie gastos inherentes a este tipo de préstamos. Sin embargo, los gastos de hipoteca no serán los únicos que tendremos que afrontar a la hora de vender un piso.

Para que puedas hacer tus cálculos, en Vivendex hemos preparado una infografía con los gastos más habituales a la hora de vender un piso en Barcelona. Descarga nuestra infografía de Gastos al vender vivienda y planifica la venta de tu inmueble sin sorpresas imprevistas. 

Costes al vender vivienda

 

También podría interesarle:

Recibe las novedades

    Artículos por Etiqueta

    ver todos

    Vivendex en Twitter