<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1609420709362109&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
    En casa en familia con el método Montessori

    En casa en familia con el método Montessori

    Recibe todas las novedades

    Adaptar el hogar para ofrecer al niño el mejor de los entornos para desarrollarse es una de las ideas clave del reconocido método educativo Montessori. Según éste, nuestros hijos son pequeños y, claro está, les queda mucho por aprender, pero no por ello, desde luego, merecen menos respeto que un adulto. Es importante, por lo tanto, darles un ambiente, tanto social como físico, que fomente la autonomía y la exploración del entorno y de las propias capacidades.

    En otras palabras, un niño necesita sentirse cómodo, no juzgado. Necesita conocer los límites y hallar un ejemplo diario en nosotros, en el modo en que llevamos nuestras relaciones y tareas. Y, a parte, necesita de un entorno acondicionado que guíe y provoque su aprendizaje, un piso a su medida. Hoy queremos daros algunas ideas por si os interesase empezar a aplicar este método en casa. A veces no es nada fácil pasar de la teoría a la práctica.

    De acuerdo con las ideas de Montessori, es en los espacios del hogar donde los pequeños encuentran los primeros estímulos que les ayudan a desarrollar sus intereses y capacidades. El entorno debe estar lógicamente, en primer lugar, ordenado y ser seguro. Así nos ahorraremos gritar “¡No!”, “¡No toques!” etc. en demasiadas ocasiones. Se aconseja usar protectores en los radiadores y enchufes, cierres de seguridad en ventanas y puertas y tener bien anclado a la pared todo el mobiliario de la habitación, como mesillas, cuadros o armarios.

     Una vez solventados los miedos y obstáculos podemos:

    • Poner moquetas o alfombras grandes, piezas imprescindibles en un cuarto infantil ya que el suelo es su principal zona de juegos. También pueden servir a este fin suelos vinílicos o de materiales naturales, como el caucho o el corcho.
    • Sustituir los barrotes de las cunas tradicionales por camas muy bajitas o directamente por un colchón sobre el suelo. Que nada les barre el paso.
    double floor beds camas en el suelo métodod montessori
    fuente: www.mommodesign.com
    • Incorporar algún espejo en su cuarto para el desarrollo de la autoimagen.
    • Pasarnos a las paredes creativas y los textiles inspiradores.
    • Llenar la habitación de juguetes con los que puedan desarrollar un juego simbólico, desde las clásicas ‘cocinitas’ hasta un cohete espacial hecho de cajas de cartón. Lo que se os ocurra.

    juego simbólico

    fuente: www.etapainfantil.com
    • Fomentar la participación en sus cuidados y en las tareas del hogar colocando elementos para el orden a su altura, asequibles desde su punto de vista, esto es entre 86-110 cm, o más abajo. Usar cajas, cestas, baúles bajos…
    • Colocar armarios y percheros a los que lleguen con comodidad.
    • Adaptar una zona en el aseo y en la cocina a su altura también es interesante. Allí podemos ir presentándoles materiales poco a poco según su edad y desarrollo. Tu rol será el de guía que presenta los diferentes materiales y trabajos posibles; un observador que reducirá al mínimo las intervenciones.

    Evitar la limitación temporal en el uso de los materiales es recomendable, de esta forma se ayuda a alcanzar altos grados de concentración.

    ¡Y a confiar en tus hijos! Al fin y al cabo, de tal palo tal astilla.

    Autor: Marina Arall,

                  Vivendex marketing manager

    vivendex

    Vivendex

    Specialists in real estate

    vivendex@vivendex.com

    Recibe todas las novedades

    También te puede interesar: