<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1609420709362109&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Cuánto dura el proceso de compra de una vivienda?

Comprar una vivienda es un proceso que precisa de una serie de tiempos: tiempo para descubrir qué es lo que necesitamos, tiempo para saber a qué tipo de vivienda podemos optar y tiempo para gestionar todo el papeleo relativo a la transmisión.

La seguridad jurídica y nuestra convicción de que el inmueble que compramos es el más adecuado para nuestra situación, serán las premisas que guíen siempre todo el proceso, pero, ¿cuánto dura exactamente el proceso de compra de una vivienda?

Poner un plazo exacto es una tarea complicada, se trata de un proceso que puede durar desde un mes hasta un año en función de la cualificación del comprador y la adecuación de la vivienda para la venta. Factores como la venta de una vivienda previa o arreglar cierta documentación con la Administración, pueden ser elementos que hagan alargar el proceso más de lo necesario. 

¿De qué depende que la compra de una vivienda dure más o menos? Para poner plazos a nuestra transacción, veamos los pasos que entran en juego en una compraventa inmobiliaria.  

1. Analizar nuestra capacidad económica

Lo ideal antes de ponernos a buscar vivienda, sería evaluar nuestra capacidad económica. Aunque muchos compradores parecen olvidar pasar por el banco antes de iniciar su proceso de búsqueda, lo recomendable es acudir primero a nuestra entidad financiera para comprobar a qué tipo de financiación podemos optar en función de nuestros ingresos y ahorros. 

Realizar un análisis de nuestra capacidad financiera nos ahorrará un buen número de búsquedas y visitas a inmuebles que no se encuentren dentro de nuestro rango de posibilidades reales. 

2. Priorizar nuestras necesidades

Una vez establecido el presupuesto para nuestra vivienda, el siguiente paso será determinar nuestras necesidades. Seamos realistas, la vivienda ideal no existe, y, de existir, probablemente tenga un precio que no nos podamos permitir. 

Tendremos que tener claro qué características estamos buscando, cuáles de ellas son primordiales y cuáles secundarias. Quizás tengamos que sacrificar la superficie de la vivienda si queremos que se encuentre cerca de nuestro lugar de trabajo o, por el contrario, sacrificar la ubicación si nuestra necesidad es que el inmueble disponga de la amplitud suficiente para nuestra familia.

Hay compradores que, con la idea de esperar encontrar 'el piso ideal', dejan pasar un montón de oportunidades interesantes, por lo que el proceso de compra se alarga más de lo necesario. 

Según nuestra propia experiencia, un comprador invierte de 3 a 5 meses en la búsqueda de su vivienda hasta que se decanta por la definitiva.

elegir-vivienda

3. Comprobar posibles cargas

Además de la hipoteca, las cargas que puedan recaer sobre una vivienda, son varias: embargos, usufructos, servidumbres, cargas municipales, cargas de suministros...

Antes de proceder con el contrato de arras, conviene acudir al ayuntamiento para comprobar este tipo de información solicitando una nota simple. Si decides acudir a una inmobiliaria, ellos serán los encargados de comprobar que la vivienda no oculta ninguna sorpresa que nos haga acarrear con ciertos gastos imprevistos.

4. Realizar una oferta en firme

Una vez encontrado ese piso que casa con nuestras necesidades y presupuesto y hemos comprobado sus posibles cargas, el siguiente paso será realizar una oferta en firme mediante un contrato de arras. Llegados a este punto, buena parte de los compradores intentan realizar una contraoferta económica con idea de obtener cierto beneficio económico, una acción completamente razonable y, en más de una ocasión, hasta necesaria.

Sin embargo, antes de realizar una contraoferta, debemos analizar los siguientes puntos:

Descarga tu informe inmobiliario

  • ¿Necesita la vivienda reformas evidentes a corto plazo que nos obliguen a invertir cierta cantidad de dinero extra?
  • ¿La vivienda cumple con la normativa urbanística de la zona y posee toda la documentación en regla?

Conocer este tipo de información, puede ayudarnos a negociar el precio de venta de un inmueble utilizando argumentos sólidos. Entrar en una guerra de precios sin haber analizado este tipo de elementos, puede hacernos perder, no solo la batalla de precios sino también el inmueble en cuestión. 

5. Obtención de la financiación

Si hemos dado los pasos necesarios y comenzamos el proceso de búsqueda de nuestra vivienda mediante una visita a nuestro banco, la consecución de la financiación definitiva no tendría porque demorase demasiado en el tiempo ya que estaríamos 'precalificados' por nuestro banco. 

Tiempos a tener en cuenta en la obtención de la financiación:

  • Tasación: hay que calcular una semana aproximadamente desde que solicitamos la tasación hasta que tenemos el documento.
  • Fiper: tienen que transcurrir 15 días desde que se firma el Fiper (documento que la entidad bancaria entrega al comprador con las condiciones de su préstamo) hasta que se procede con el cierre de la compra en Notaría. 

6. Firma en Notaría

Una transacción inmobiliaria finaliza con la firma en Notaría. Aunque un contrato privado sería suficiente para legalizar la transmisión, es recomendable cerrar la venta en Notaría para aportar la máxima seguridad jurídica a la operación.

Nuevo llamado a la acción

Además del Notario, a la figura del comprador y del comprador, suele sumársele un gestor y un profesional inmobiliario

En la firma en Notaría, es donde se producirá la entrega de llaves de nuestra vivienda, una vivienda de la que ya podremos disponer libremente para nuestro uso y disfrute.

 

También podría interesarle:

Recibe las novedades

    Oficinas Immobiliarias Vivendex

    Immobiliaria Barcelona

    Immobiliaria Reus

    Vivendex en Twitter