<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1609420709362109&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cómo identificar a falsos compradores de pisos en Barcelona

Cuando colgamos el cartel de 'Se vende' en la fachada de nuestro piso en Barcelona, nuestro primer objetivo será el de comenzar a recibir llamadas de posibles interesados ¡Y cuántas más llamadas mejor! Eso significará que nuestra vivienda es atractiva y que el proceso de venta será más sencillo de lo esperado.

Sin embargo, recibir multitud de llamadas no siempre tiene porqué significar que el proceso de venta será sencillo. Barcelona es una ciudad con un mercado inmobiliario altamente profesionalizado, característica que hace que no todos los compradores supuestamente interesados por nuestra vivienda, tengan una intención de compra real.

¿Y si intentan sonsacarte información porque ellos también necesitan vender? ¿Y si no se encuentran lo suficientemente avanzados en su proceso de compra como para tomar la decisión final? ¿Y si simplemente buscan cotillear? 

A continuación, os dejaremos con 5 perfiles de falsos compradores de pisos en Barcelona para que podáis detectarlos con facilidad y evitar así perder una valiosa cantidad de tiempo.

1. Solicitan una rebaja, antes incluso de ver tu piso

Si antes siquiera de haber visitado la vivienda, tu comprador te plantea una rebaja de precio, comienza a sospechar. Desconfía también si la rebaja es sugerida nada más abrirle las puertas de tu casa. Para proponer una bajada de precio, tu comprador deberá basarse en argumentos sólidos como la falta de acondicionamiento de la vivienda, la necesidad de una reforma a corto plazo o problemas con el vecindario. 

Otro tema es que tu vivienda parta de un precio de salida desorbitado, pero de ser este el problema, ten por seguro que ni siquiera se habría molestado en realizar una llamada telefónica para interesarse por él. 

Informe mercado inmobiliario en Barcelona 2019

Pero, entonces, ¿por qué tanta insistencia en una rebaja de precio? El propósito de estos supuestos compradores, suele ser el de conocer los márgenes en los que se mueve el mercado inmobiliario de una zona determinada. 

2. Todo son pegas 

Tenían muchas ganas por conocer tu vivienda, sin embargo, toda su disposición por la compra se desvanece en el momento en el que entran por la puerta: el piso es demasiado pequeño, carece de ascensor, la cocina es demasiado antigua o la ubicación les parece poco céntrica. Pero, ¿acaso no se detallaban ya estas características en tu anuncio publicado en Internet?

Si alguna vez has vivido una de estas situaciones, no pierdas más el tiempo, acabas de toparte con un fisgón que lo único que quiere es ver cómo viven los demás. 

3. El piso es para un amigo

En ocasiones, puedes encontrarte con interesados en tu vivienda que aseguran estar buscando piso para un amigo que vive fuera, un hijo, o un cuñado que no para de trabajar y que carece de tiempo para visitar viviendas.

Si el fin de tu vivienda es el alquiler, quizás este argumento pueda pasar por válido, pero si tu objetivo es la venta, ten por seguro que quien quiera adquirirla se preocupará por visitarla en persona. Además, nunca merecerá la pena intentar convencer a alguien que no vaya a ser el comprador final de tu vivienda. 

4. No saben decir que no

A veces, el problema no es tanto el toparte con un falso comprador, como el hacerlo con una persona que no sabe decir que no. Estos compradores, puede que en su momento tuvieran un interés real por tu vivienda, sin embargo, se sienten incapaces de ser claros en el momento en el que dejan de estarlo.

En vez de mostrarte su interés por no continuar con el proceso de compra, se dedican a marear la perdiz poniendo escusas para aplazar el siguiente paso de compra o asegurando que 'ya te llamarán', cuando saben de sobra que nunca lo harán.

5. Nunca le viene bien ver la vivienda

Por teléfono, mostraron un gran interés por conocer todo tipo de detalles de tu vivienda: superficie, gastos de comunidad, reformas realizadas... Sin embargo, cuando llega el momento de concertar una cita, no hay manera de hacernos hueco en su agenda. 

Si tu comprador aplaza, aplaza y vuelve a aplazar el momento de visitar tu vivienda, olvídate, simplemente quería extraerte información. Cualquier persona verdaderamente interesada en comprar una vivienda, querrá visitarla cuanto antes. De no ser así, querrá decir que sus intenciones no son tan claras. 

 

* ¿Cansado de llamadas, visitas y papeleos con compradores que nunca terminan por finalizar la transacción? Busca a un profesional inmobiliario que te ayude en la gestión de las visitas y vende tu vivienda de forma cómoda y segura. 

También podría interesarle:

Recibe las novedades

    Oficinas Immobiliarias Vivendex

    Immobiliaria Barcelona

    Immobiliaria Reus

    Vivendex en Twitter