<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1609420709362109&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

5 técnicas para negociar el precio de venta de tu vivienda

5 técnicas para negociar el precio de venta de tu vivienda

Diferentes técnicas que debes utilizar con tu comprador para negociar el precio de tu vivienda y evitar rebajas por debajo de su precio de mercado.

Cuando sacamos una vivienda al mercado, lo habitual es recibir la mayor parte de las ofertas económicas durante los primeros meses tras publicar el anuncio. Los compradores que buscan vivienda, revisan las ofertas disponibles todos los días, por lo que cuando encuentran una novedad, enseguida se interesan por ella. 

Llegados a este punto, el comprador siempre intentará obtener una rebaja sobre el precio de venta anunciado. Aunque considere que el precio de la vivienda es apropiado, intentará obtener cierta rebaja que les permita contar con cierto dinero extra para afrontar los costes extras de la transacción. 

Es en este momento cuando la capacidad negociadora del propietario entra en juego, poniendo toda la carne en el asador, hasta llegar a un acuerdo que le permita llegar hasta la rentabilidad adecuada. A continuación os dejamos con 5 tácticas infalibles que os ayudarán a negociar el precio de venta con vuestro comprador sin veros obligados a aceptar ofertas por debajo del precio de mercado de vuestro inmueble. 

1. Precio del metro cuadrado

Este sea quizás el argumento que más valor adquiera en una negociación de precio. Si sabemos el precio del metro cuadrado por el que se venden las viviendas de características similares en la zona, podremos argumentar de manera sencilla el precio de nuestra vivienda (eso sí, si el precio ha sido establecido en base a un estudio de mercado profesional). 

Actualmente, existen en el mercado multitud de plataformas online que ofrecen un precio orientativo de venta. En Vivendex, hemos incluido hace poco nuestra propia herramienta de valoración de inmuebles con la que nuestros clientes pueden acceder a una primera toma de contacto sobre el precio de venta de su inmueble.

Nueva llamada a la acción

No obstante, si lo que queremos es un precio de venta real que nos permita obtener una venta rápida y rentable, y que además podamos usar como vía de negociación con nuestro comprador, necesitamos acudir a un agente inmobiliario que nos elabore un estudio de mercado profesional

2. La información es poder

Cuanto más conozcas de tu comprador, más podrás saber hasta donde es capaz de llegar con su presupuesto:

  • ¿Cuál es su núcleo y qué cargas familiares tiene?
  • ¿Qué intenciones tiene con tu vivienda? ¿Quiere reformar?
  • ¿Ha visitado a su banco para conocer sobre sus posibilidades de financiación?
  • ¿Cuáles son sus intereses? ¿Estaría dispuesto a pagar más por alguna de las características concretas de tu vivienda? Ubicación, mobiliario, terraza...

3. Número de ofertas recibidas

Este es un argumento muy válido de cara a negociar el precio de venta de un inmueble, sin embargo, a menudo es mal empleado por vendedores particulares e incluso por nuestros propios compañeros del mundo inmobiliario. 

Si además de la oferta de tu comprador, tienes sobre la mesa ofertas de otros posibles interesados, debes hacérselo saber a tu comprador. Primero, por honestidad, segundo, porque puedes convertirlo en un argumento de gran valor para que termine por decantarse por tu vivienda

Desgraciadamente, a menudo buena parte de los vendedores engañan a sus compradores afirmándoles tener otras ofertas sobre la mesa sabiendo que es mentira, hecho por el que hoy en día los compradores no terminan de confiar del todo en este tipo de argumentos.

4. Tiempo que lleva a la venta

¿Cuánto tiempo lleva tu vivienda a la venta? Si acaba de salir al mercado y tu comprador te ofrece una rebaja de precio importante, quizás puedas esperar un poco hasta que aparezca el comprador con la capacidad financiera suficiente para afrontar la transacción. 

Esto no quiere decir que debas negarte a vender con la primera oferta recibida, será necesario estudiar la oferta planteada y las posibilidades de venta de tu vivienda. 

5. La negociación no debe basarse únicamente en el precio

Otro error muy común consiste en pensar que la negociación debe limitarse únicamente al precio. Cierto es que el precio es un elemento muy goloso con el que negociar, sin embargo, no debiéramos cerrarnos únicamente a él. Una negociación también puede ir encaminada a decidir qué mobiliario se quedará en la vivienda o quien va a asumir los gastos de comunidad o suministros del mes en curso. 

 

Un agente inmobiliario, además de contar con conocimientos sobre el mercado inmobiliario de una región determinada, también cuenta con ciertas habilidades como la negociación que le permiten obtener una rentabilidad mayor con cada transacción inmobiliaria que gestiona. 

Si quieres poner tu patrimonio inmobiliario en buenas manos, ponte en contacto con el equipo de Vivendex

También podría interesarle:

Recibe las novedades

    Oficinas Immobiliarias Vivendex

    Immobiliaria Barcelona

    Immobiliaria Reus