<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1609420709362109&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

5 maneras de decir adiós a nuestra hipoteca

El crédito hipotecario medio solicitado en Cataluña en el cuarto trimestre de 2018, ascendió a 149.786 euros según datos del Colegio de Registradores. Esta cifra, se situaría un 7,17% por encima de la registrada en el mismo periodo de 2017.

El aumento del precio por metro cuadrado experimentado en las principales ciudades catalanas, obliga a los catalanes a contratar créditos hipotecarios cada vez más elevados, aumentando su esfuerzo económico y, por supuesto, su plazo de amortización. 

Conoce más datos sobre el precio de la vivienda en Barcelona descargando nuestro informe inmobiliario:

Descarga tu informe inmobiliario

Con unas cifras así, muchos propietarios sienten que poner fin a su hipoteca es cosa de ciencia ficción. Sin embargo, el día en que terminemos de pagar nuestra hipoteca llegará y, con él, un gran sentimiento de liberación se apoderará de nosotros. 

Pero, ¿Cómo y cuándo se pone fin a una hipoteca?

1. Realizando el último pago

Nuestro préstamo hipotecario finalizará en el momento en el que nuestro banco nos pase el último cargo. Puede que sean 10, 20 o 30 años, pero el día en que realicemos el último pago, será el día en que podamos gritar a los cuatro vientos que hemos terminado con nuestra hipoteca. Una vez cumplidas nuestras responsabilidades económicas, la hipoteca se cancelará automáticamente del Registro de la Propiedad transcurrido un año. 

2. Amortizando la deuda anticipadamente

Otra manera de poner fin a nuestra hipoteca, es amortizar nuestra deuda de manera anticipada. Esta circunstancia, se da tras haber recibido una herencia importante, un premio o simplemente tras haber conseguido ahorrar lo suficiente. 

La mayoría de los bancos cobran ciertas comisiones por amortización anticipada, por lo que será conveniente revisar las condiciones de nuestra Escritura Hipotecaria para saber de antemano el coste de esta operación. 

3. Cambiando de banco

Tras la nueva ley hipotecaria que entrará en vigor en el mes de junio, trasladar nuestro préstamo hipotecario a otra entidad, no tendrá ningún tipo de coste para sus titulares. Los costes de subrogación, deberán ser asumidos por ambas entidades. 

Para cambiar de entidad bancaria, el primer paso será buscar una que mejore las condiciones de nuestra hipoteca actual. Una vez encontrada una mejor oferta, pasaremos las condiciones a nuestro banco. Nuestro banco tendrá 15 días para realizar una contraoferta. Si mejoran lo que ofrece la nueva entidad, tendremos la obligación de quedarnos con ellos. Si no, podremos cambiar de entidad bancaria con total libertad. 

4. Cambiando de condiciones

Cambiar el tipo de interés, es otra manera para dar por finalizado nuestro préstamo hipotecario. Es lo que se denomina como operación de novación. Para ello, debemos solicitar a nuestra entidad un cambio en las condiciones contratadas, pasando de un interés variable a uno fijo

El banco deberá aceptar o no la operación de novación. De no hacerlo, siempre tendremos la opción de subrogar nuestro préstamo a otra entidad financiera. 

5. Vendiendo la vivienda

Otra opción para decir adiós a nuestra hipoteca, es vendiendo la vivienda. Lo ideal sería conseguir vender nuestra vivienda por un valor superior al importe que nos queda pendiente de amortizar, sin embargo, esta situación no siempre es posible.

La crisis tras el boom inmobiliario, la necesidad de una venta urgente o el hecho de prescindir de un agente inmobiliario para la venta de nuestra propiedad, suelen ser algunos de los motivos que hacen que no logremos conseguir un precio de venta acorde a nuestras necesidades. 

Si llegado este momento no logramos saldar nuestra deuda en su totalidad, nos veremos obligamos a contratar un préstamo personal para saldar la deuda pendiente.

En caso de necesitar solicitar una nueva hipoteca para la compra de una segunda vivienda, las hipotecas puente suelen ser una de las opciones más recomendadas, operaciones que permiten unificar y abaratar ambos préstamos en una misma cuota mensual. 

Cancelar la hipoteca

Elijas la opción que elijas para finalizar tu hipoteca, de lo que no te librarás será de proceder con su cancelación en el Registro de la Propiedad. Esta operación, trae consigo una serie de gastos asociados, pero de no hacerlo, nuestra hipoteca seguirá figurando en el Registro. 

 

También podría interesarle:

Recibe las novedades

    Artículos por Etiqueta

    ver todos

    Oficinas Immobiliarias Vivendex

    Immobiliaria Barcelona

    Immobiliaria Reus

    Vivendex en Twitter