<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1609420709362109&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

5 aspectos a valorar antes de solicitar una ampliación de hipoteca

5 aspectos a valorar antes de solicitar una ampliación de hipoteca

Todo lo que debes saber antes de solicitar una ampliación de tu hipoteca: quién puede solicitar una, qué tipos existen, requisitos necesarios, costes y alternativas disponibles.

Según los últimos datos publicados por el Colegio de Registradores, la duración media de las hipotecas en España durante el primer trimestre de 2019 ha sido de 23,8 años. En un periodo tan largo, las circunstancias personales y económicas de sus titulares pueden variar y mucho:

  • Cambios en la unidad familiar (matrimonios, divorcios, nacimientos, fallecimientos...)
  • Necesidad de financiación extra (para afrontar reformas, compra de un nuevo vehículo...)
  • Modificaciones en la situación laboral (nuevas oportunidades, despidos...)

Todas estas alteraciones, pueden provocar que necesitemos solicitar a nuestra entidad bancaria una ampliación de nuestra hipoteca. Esta operación, recibe el nombre de novación

Si tu situación personal o laboral ha cambiado y necesitas solicitar una ampliación de hipoteca a tu banco, a continuación te mostramos 5 aspectos clave que debes tener en cuenta antes de tomar la decisión final:

1. ¿Quién puede solicitar una ampliación de hipoteca?

En principio, cualquier persona con una hipoteca a su nombre puede solicitar una ampliación de hipoteca, otro asunto es que el banco apruebe o no la operación en función del perfil y solvencia del solicitante. Para ello, chequeará sus gastos, ingresos, deudas y, en definitiva, su capacidad de pago. 

Después de llevar a cabo un estudio económico del contratante, el banco decidirá si es posible llevar a cabo la operación y en qué condiciones: nuevos tipos de interés, nuevas comisiones etc.

2. ¿Qué tipos de ampliación de hipoteca existen?

A la hora de solicitar una ampliación de hipoteca, los clientes tendrán a su disposición tres alternativas diferentes:

  • Ampliación del plazo

Permite reducir la cuota mensual de la hipoteca. Esta acción, suele conllevar ciertos intereses añadidos, por lo que solo es recomendable si nuestros ingresos se reducen de tal manera que nos vemos con dificultades para afrontar las cuotas mensuales

  • Ampliación del importe

Se trata de una solución eficaz para disponer de mayor liquidez a corto plazo, es decir, contar con financiación extra para: afrontar una reforma, afrontar el pago de un nuevo vehículo, emprender un negocio..). La principal consecuencia de llevar a cabo esta acción, es que tendremos que afrontar una cuota mensual mayor. 

  • Ampliar el importe y el plazo

Ampliar plazo e importe al mismo tiempo, es una manera de conseguir una financiación extra sin que ello implique tener que afrontar una cuota mensual mayor. Al igual que ocurre si se amplía el plazo de devolución, esta acción conllevará intereses añadidos. 

3. ¿Qué requisitos hay que cumplir?

Como hemos comentado en el primer punto, cualquier persona puede solicitar una ampliación de hipoteca. Ahora bien, el banco siempre podrá o no aceptar la novación. Para ello, nos pedirá información sobre:

  • Si estamos al corriente de pago y nuestro nivel de endeudamiento
  • Si tenemos una situación laboral estable
  • Si contamos con algún aval o bien con el que podamos responder en caso de que no podamos hacer frente a nuestros pagos. 

En caso de que necesitemos ampliar el importe de nuestra hipoteca, el banco nos preguntará sobre el destino del nuevo valor a financiar. Del mismo modo, también habrá que tener en cuenta que si ampliamos el plazo, este nunca podrá superar los 40 años. 

4. ¿Qué costes conlleva ampliar la hipoteca?

Ahora que ya sabemos los tipos de ampliación de hipoteca disponibles y los requisitos que debemos cumplir para solicitar una, es necesario calcular los costes que conlleva la transacción. Para ello, debemos acudir a nuestro contrato hipotecario y revisar los costes y comisiones asociados a la novación. Lo más común es tener que afrontar gastos de:

  • Notaría
  • Gestoría
  • Tasación
  • Comisión por novación 

5. ¿Qué otras alternativas existen?

Además de la ampliación de la hipoteca, existen otras alternativas que nos podrán ayudar a afrontar con mayor holgura nuestra nueva situación económica. Nos estamos refiriendo a:

  • Préstamo personal: solicitar el dinero extra que necesitemos mediante un préstamo personal independiente. Estos suelen poseer un tipo de interés TAE que ronda el 7%. 
  • Subrogación: consiste en cambiar nuestro crédito hipotecario a una entidad financiera que nos facilite unas condiciones más favorables. 
  • Hipoteca nueva: se trata de cancelar la hipoteca existente y solicitar una nueva. Normalmente esta alternativa nunca sale a cuenta ya que los gastos de ambas operaciones son elevados, pero no conviene descartar esta alternativa sin antes analizarla. 

Vender la vivienda

Si no somos capaces de afrontar el pago de nuestra hipoteca, quizás nos convenga vender la vivienda, saldar la deuda pendiente y adquirir otro inmueble de importe inferior. Para poder alcanzar la rentabilidad suficiente para afrontar la nueva adquisición, es recomendable acudir a un agente inmobiliario que nos garantice que el precio que vayamos a alcanzar con la venta de nuestra vivienda, sea el máximo admitido por el mercado. 

Un agente inmobiliario también nos permitirá acortar el proceso de venta de nuestra vivienda actual para que podamos acabar con la deuda pendiente lo antes posible. Para ello:

El Home Staging, es una técnica de venta llevada a cabo por los mejores profesionales inmobiliarios que permite acortar el plazo de venta de los inmuebles y aumentar su valor hasta un 25%. Para profundizar más sobre esta metodología, puedes descargar la Guía de Home Staging de Vivendex. 

 

Nuevo llamado a la acción

También podría interesarle:

Recibe las novedades

    Oficinas Immobiliarias Vivendex

    Immobiliaria Barcelona

    Immobiliaria Reus